lunes, 30 de julio de 2018

El tema del texto que sigue, no es tratado con asiduidad,sin embargo es de suma importancia para mantener nuestra esperanza viva y ayudar a quienes se sienten desanimados, o pero aún, viven en la oscuridad y el temor. Recomiendo leerlo completo.

Las realidades últimas
Cada mes de noviembre la Iglesia nos pone cara a la eternidad. Ha recibido de Jesucristo la doctrina de la inmortalidad del alma y la de la resurrección de los cuerpos al fin de los tiempos. En una de sus catequesis el papa Benedicto XVI decía que «todo discurso cristiano sobre las realidades últimas, llamado escatología, parte siempre del acontecimiento de la resurrección: en este acontecimiento las realidades últimas ya han empezado y, en un cierto sentido, ya están presentes» (cf Au.g. 12.11.2008). En la primera Carta a los Tesalonicenses, del año 52 aproximadamente, san Pablo habla de la vuelta de Jesús o «segunda venida», llamada parusía, adviento, es decir una nueva, manifiesta y definitiva presencia de nuestro Salvador (cfr 4,13-18).
Pablo describe la parusía de Cristo con acentos muy vivos y con imágenes simbólicas, con las que transmite un mensaje sencillo y profundo: al final estaremos siempre con el Señor. Este es, más allá de las imágenes, el mensaje esencial: nuestro futuro es «estar con el Señor». Para esto hemos sido creados, pues Dios nos ha llamado antes de la creación del mundo a ser santos y sin mancha en el amor. "Si creemos que Jesús murió y que resucitó, de la misma manera Dios llevará consigo a quienes murieron en Jesús" (4,14). Los que murieron en Cristo resucitarán (4, 16). Es más, por la fe viva, en nuestra vida en la tierra nosotros ya estamos con el Señor; nuestro futuro, la vida eterna, ya ha comenzado.
Continuemos ahora con otros fragmentos de la citada catequesis de Benedicto XVI:
Cuando Pablo escribe la Carta a los Filipenses, está en la cárcel y espera la sentencia, que puede ser de condena a muerte. En esta situación piensa en su futuro estar con el Señor, pero piensa también en la comunidad de Filipos, que necesita a su padre, Pablo, y escribe: "para mí la vida es Cristo, y la muerte, una ganancia. Pero si el vivir en la carne significa para mí trabajo fecundo, no sé qué escoger... Me siento apremiado por las dos partes: por una parte, deseo partir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente, es con mucho lo mejor; mas por otra parte, quedarme en la carne es más necesario para vosotros. Y, persuadido de esto, sé que me quedaré y permaneceré con todos vosotros para progreso y gozo de vuestra fe, a fin de que tengáis por mi causa un nuevo motivo de orgullo en Cristo Jesús, cuando yo vuelva a estar entre vosotros" (1, 21-26).
Pablo no tiene miedo a la muerte, al contrario: esta indica de hecho el completo ser con Cristo. Pero Pablo participa también de los sentimientos de Cristo, el cual no ha vivido para sí mismo, sino para nosotros. Vivir para los demás se convierte en el programa de su vida y por ello muestra su perfecta disponibilidad a la voluntad de Dios, a lo que Dios decida. Está disponible sobre todo, también en el futuro, a vivir en la tierra para los demás, a vivir por Cristo, a vivir por su presencia viva y así para la renovación del mundo. Vemos que este ser suyo con Cristo crea la gran libertad interior: libertad ante la amenaza de la muerte, pero libertad también ante todas las tareas y los sufrimientos de la vida. Estaba sencillamente disponible para Dios y era realmente libre.*
Las actitudes fundamentales del cristiano hacia las realidades últimas
¿Cuáles son, pues, las actitudes fundamentales del cristiano hacia las realidades últimas: la muerte, el fin del mundo? La primera actitud es la certeza de que Jesús ha resucitado, está con el Padre, y por eso está con nosotros, para siempre. Y nadie es más fuerte que Cristo. Por eso estamos seguros, liberados del miedo. Este era un efecto esencial de la predicación cristiana. El miedo a los espíritus, a los dioses, estaba difundido en todo el mundo antiguo. Y también hoy los misioneros, junto con tantos elementos buenos de las religiones naturales, encuentran el miedo a los espíritus, a los poderes nefastos que nos amenazan. Cristo vive, ha vencido a la muerte y ha vencido a todos estos poderes. Con esta certeza, con esta libertad, con esta alegría vivimos. Este es el primer aspecto de nuestro vivir hacia el futuro.
En segundo lugar, la certeza de que Cristo está conmigo. Y de que en Cristo el mundo futuro ya ha comenzado, esto da también certeza a la esperanza. El futuro no es una oscuridad en la que nadie se orienta. No es así. Sin Cristo, también hoy para el mundo el futuro está oscuro, hay miedo al futuro, mucho miedo al futuro. El cristiano sabe que la luz de Cristo es más fuerte y por eso vive en una esperanza que no es vaga, en una esperanza que da certeza y valor para afrontar el futuro.
Finalmente, la tercera actitud. El Juez que vuelve -es juez y salvador a la vez- nos ha dejado la tarea de vivir en este mundo según su modo de vivir. Nos ha entregado sus talentos. Por eso nuestra tercera actitud es: responsabilidad hacia el mundo, hacia los hermanos ante Cristo, y al mismo tiempo también certeza de su misericordia. Ambas cosas son importantes. No vivimos como si el bien y el mal fueran iguales, porque Dios solo pueda ser misericordioso. Esto sería un engaño. En realidad, vivimos en una gran responsabilidad. Tenemos los talentos, tenemos que trabajar para que este mundo se abra a Cristo, sea renovado. Pero incluso trabajando y sabiendo en nuestra responsabilidad que Dios es el juez verdadero, estamos seguros también de que este juez es bueno, conocemos su rostro, el rostro de Cristo resucitado, de Cristo crucificado por nosotros. Por eso podemos estar seguros de su bondad y seguir adelante con gran valor.
Un dato ulterior de la enseñanza paulina sobre la escatología es el de la universalidad de la llamada a la fe, que reúne a judíos y gentiles, es decir, a los paganos, como signo y anticipación de la realidad futura, por lo que podemos decir que estamos sentados ya en el cielo con Jesucristo, pero para mostrar a los siglos futuros la riqueza de la gracia (cfr Ef 2,6s): el después se convierte en un antes para hacer evidente el estado de realización incipiente en que vivimos. Esto hace tolerables los sufrimientos del momento presente, que no son comparables a la gloria futura (cfr Rm8,18). Se camina en la fe y no en la visión, y aunque fuese preferible exiliarse del cuerpo y habitar con el Señor, lo que cuenta en definitiva, morando en el cuerpo o saliendo de él, es ser agradable a Dios (cfr 2 Cor5,7-9).
Finalmente, un último punto que quizás parece un poco difícil para nosotros. San Pablo en la conclusión de su segunda Carta a los Corintios repite y pone en boca también a los Corintios una oración nacida en las primeras comunidades cristianas del área de Palestina: Maranà, thà! que literalmente significa "Señor nuestro, ¡ven!" (16,22). Era la oración de la primera comunidad cristiana, y también el último libro del Nuevo Testamento, el Apocalipsis, se cierra con esta oración: "¡Señor, ven!". ¿Podemos rezar también nosotros así? Me parece que para nosotros hoy, en nuestra vida, en nuestro mundo, es difícil rezar sinceramente para que perezca este mundo, para que venga la nueva Jerusalén, para que venga el juicio último y el juez, Cristo. Creo que si no nos atrevemos a rezar sinceramente así, es por muchos motivos, sin embargo de una forma justa y correcta podemos también decir con los primeros cristianos: "¡Ven, Señor Jesús!". Ciertamente, no queremos que venga ahora el fin del mundo. Pero, por otra parte, queremos que termine este mundo injusto. También nosotros queremos que el mundo sea profundamente cambiado, que comience la civilización del amor, que llegue un mundo de justicia y de paz, sin violencia, sin hambre. Queremos todo esto: ¿y cómo podría suceder sin la presencia de Cristo? Sin la presencia de Cristo nunca llegará realmente un mundo justo y renovado. Y aunque de otra manera, totalmente y en profundidad, podemos y debemos decir también nosotros, con gran urgencia y en las circunstancias de nuestro tiempo: ¡Ven, Señor! Ven a tu mundo, en la forma que tu sabes. Ven donde hay injusticia y violencia. Ven a los campos de refugiados [… ], en tantos lugares del mundo. Ven donde domina la droga. Ven también entre esos ricos que te han olvidado, que viven solo para sí mismos. Ven donde eres desconocido. Ven a tu mundo y renueva el mundo de hoy. Ven también a nuestros corazones, ven y renueva nuestra vida, ven a nuestro corazón para que nosotros mismos podamos ser luz de Dios, presencia suya. En este sentido rezamos con san Pablo: ¡Maranà, thà! "¡Ven, Señor Jesús"!, y rezamos para que Cristo esté realmente presente hoy en nuestro mundo y lo renueve.
Fuente: arvo.net)

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Reflexión del día

Día cinco Novena de Navidad. Aprender a mirar.. “Aprender a mirar con respeto las cosas, de modo que me acerquen al Creador, y que descubra en cada una de ellas su sitio providencial, la misión en el plan de Dios y que así se alimente mi oración” (San Alberto Hurtado sj). Recibe el día como oportunidad. No descartes ni te cierres a cosas y personas por su apariencia, mira con profundidad y déjate impactar por lo que encuentres en tu día. Ofrece lo que hoy vivas por las personas mayores para que todos aprendamos a tratarlas con respeto y amor. Padre Nuestro... 
(Fuente: clicktopray.org)

martes, 19 de diciembre de 2017

Reflexión del día

Día cuatro Novena de Navidad. Retirarme a tiempo. “Retirarme a tiempo es parte de la vida, pero no me retiro de la vida. Todavía tengo mucho por hacer, quizá lo que nunca hice. Aprenderé nuevas recetas de comidas. Visitaré museos para redescubrir la belleza de la creación. Estudiaré idiomas o computación... Tendré más tiempo para escuchar una sinfonía o mi canción preferida, leer tantos libros que quedaron para mañana” (Ernesto Giobando sj). Suelta lo que ya no ayuda, tendrás tiempo y espacio para “novedades”. Apunta los proyectos dormidos, elige uno y empieza dando un pequeño paso para concretarlo. Ofrece el día por la intención del Papa. Padre Nuestro... 
(Fuente: clicktopray.org)

viernes, 15 de diciembre de 2017

Reflexión del día

“Pero la sabiduría se conoce por sus obras” (Mt 11,19). El encuentro con Jesús lo cambia todo para siempre. Jesús es una opción radical y definitiva que abarca todas las dimensiones de la persona y la totalidad de la vida. Tus actitudes definen la opción por el Reino. ¿Fortaleces la decisión de seguir a Jesús con actitudes evangélicas? ¿Te identificas con las actitudes de Jesús? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor que mis actitudes hablen de Ti”.
(Fuente: clicktopray.org)

jueves, 14 de diciembre de 2017

Reflexión del Día

Maestros de sabiduría. La tercera edad es, además, la edad de la sencillez, de la contemplación. Van del sentido de responsabilidad a la amistad, a la no-búsqueda del poder, a la prudencia en los juicios, a la paciencia, a la sabiduría; de la interioridad, al respeto de la Creación, a la edificación de la paz. Las sociedades humanas serán mejores si saben aprovechar los carismas de la vejez (cfr. Papa Francisco). ¿Qué podrías aprender de estos “giros” de la vejez? Elige uno y concreta un propósito para crecer en él. Ofrece lo de hoy por la intención del Papa. Padre Nuestro... 
(Fuente: clicktopray.org)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...